Es bonito que se acuerden de una

Lo que comenzó siendo una propuesta atrevida y muy ambiciosa desde el punto de vista de las actividades que se han organizado hasta ahora desde SOS RACISMO GIPUZKOA tuvo su colofón en la fiesta organizada el pasado día 23 de octubre, en el Kursaal de Donostia: GIPUZKOA SOLIDARIA. El comienza de esta historia lo podemos situar hace un año, cuando en una coordinadora provincial de SOS Racismo
Gipuzkoa se plantea la idea de celebrar un acto en positivo, un acto de reconocimiento a las personas inmigrantes por su aporte decisivo a la configuración de la actual sociedad vasca y la guipuzcoana en particular. Y hacerlo además en un espacio singular de Donostia, donde pudiéramos juntar a un buen número de inmigrantes con representantes institucionales y de diferentes ámbitos de la sociedad guipuzcoana.

Con estas premisas fuimos trabajando hasta configurar un programa en el que destacaba, por un lado, el reconocimiento personalizado a cada inmigrante presente
ese día en el Kursaal a través de la entrega de un diploma firmado por las autoridades institucionales invitadas al acto: Diputado General de Gipuzkoa, Presidenta de las
Juntas Generales, Alcalde de Donostia-San Sebastián, y Director de Inmigración del Gobierno Vasco. En total fueron unas seiscientas personas, quinientas de ellas inmigrantes, las que abarrotaron el Kursaal y otras muchas a quienes no pudimos cursar invitación por problemas de aforo. Así pues, 500 inmigrantes se reunieron el 23 de octubre para recibir el reconocimiento de la sociedad guipuzcoana. Merece
la pena detenerse en el dato; probablemente en Gipuzkoa nunca se había visto una concentración de personas de diferentes nacionalidades tan amplia fuera de los ámbitos
propios de la población inmigrante.

Comenzó el acto con la lectura por parte de Agustín Unzurrunzaga de unas notas a modo de reflexión general. Tomando como referente al escritor búlgaro Todorov
tendríamos dos miradas con las que afrontar el fenómeno migratorio, la del trabajo conjunto y la del miedo al diferente. En este sentido Agus nos invitaba a que quienes
estamos hoy aquí, formásemos parte de ese “algunos de entre ellos” que dice Todorov, y que juntos transitemos por esa vía de interrogación y de asombro; que juntos nos interroguemos sobre los diferentes aspectos de la vida que nos conciernen, y que juntos nos asombremos buscando las salidas más interesantes, sin olvidar que de Europa
vienen aires de racismo y xenofobia que no nos deben hacer olvidar que, con otra cita del mismo autor “Por cómo percibimos y acogemos a los otros, a los diferentes, se
puede medir nuestro grado de barbarie o de civilización".

Iniciado el acto entraban en escena los componentes de TRAPU
ZAHARRA marcando lo que serían los tres ámbitos principales por los que iba a transcurrir el acto: diversión, solidaridad y denuncia. La solidaridad se reflejó en el
reconocimiento que personas representativas de diversos ámbitos realizaron a otras tantas personas inmigrantes que trabajan en esas parcelas. José Luis Rebordinos,
donostiarra y director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián a partir de enero de 2011, entregó el diploma de reconocimiento a Maitena Salinas, autora del
documental sobre la vida de la familia Jacobs, Farid Mustafayed y Hamza Djebari. A continuación, el también donostiarra Andoni Luis Aduriz, del restaurante Mugaritz,
entregó a Younnes, alumno de la escuela de cocina; el escritor Bernardo Atxaga a Damián Pedrosa, autor del libro “Almarion, historias arrancadas al olvido”; María
Silvestre, directora de EMAKUNDE entregaba a la asociación Malen Etxea por su trabajo en favor de las mujeres, en especial, las trabajadoras del sector doméstico; Pedro

Miguel Etxenike, director de Donostia International Physics Center, al catedrático de Psicología Social de la UPV Darío Páez Rovira; el periodista donostiarra Mariano Ferrer a la periodista Silvia Carrizo; el Ararteko Iñigo Lamarka entregaba a Brais Varela, de Cruz Roja, que recogía en lugar de “Ahmed”, nombre ficticio de una persona que tras sufrir en su país tortura y cárcel llega a Donostia hace 3 años donde pide asilo por persecución por su condición sexual y aún está en fase de resolución. La bertsolari
hernaniarra Maialen Lujanbio entregaba el diploma a Marina Paglialunga que vino desde Argentina a aprender y vivir; en euskera; y Cristina Uriarte, Vicerrectora del campus de Gipuzkoa de la UPV-EHU a Jacques Armand Nong, estudiante de Ingeniería que fue expulsado en abril de 2009; Jesús Mari Zamora, ex futbolista de la Real Sociedad, a Bouchta Angare, corredor de fondo del Atlético San Sebastián. Esta
primera parte se cerraba con el cantante Julian Cobzaru que recibía el diploma de manos de la cantante Amaia Zubiria y el pescador de Hondarribia Francois Diop de
quien representaba al presidente de la Federación de Cofradías de pescadores de Gipuzkoa, Leandro Azkue. El escultor Nestor Basterretxea, que no pudo asistir por
grave problema familiar, envió una carta en la entrega del diploma al pintor tolosarra Sukru Karakus.

A continuación tenía lugar otro bloque de reconocimientos dirigidos a asociaciones y colectivos que se han destacado por trabajar en el campo de la ayuda a personas inmigrantes. El Alcalde de Donostia, Odón Elorza, hizo entrega del diploma a las asociaciones de solidaridad Cruz Roja, Helduak, Arrats, Loiola Etxea, Erroak-Sartu
Gipuzkoa, Fundación Peñascal, Kolore Guztiak, SOS Racismo, Fundación Meaux y Rais. Miguel González, Director de Inmigración del Gobierno Vasco, a las asociaciones
de inmigrantes: Asoleus, Elkarrekin bizi, Malen Etxea, Mi nuevo Potosí, Mujeres del mundo, Mestiza, Esperanza latina, kariwarmi, Guztion artean, Adiskidetuak y Asoc.
Vicuña-América Latina unida. Rafaela Romero, Presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa a los mediadores interculturales: Servicio Municipal Mediación de Irún,
Servicio de mediación de Donostia y Biltzen. Y finalmente, el Diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano, a los técnicos/as de inmigración de Azkoitia, Eibar, Zarautz,
Donostia, Tolosa y Pasaia.

Julián Cobzaru y su grupo ponían la música al acto y la denuncia estaba presente a través de un power point en el que se mostraban algunos de los problemas con los
que se encuentra hoy en día la población inmigrante: dificultades en la reagrupación familiar, explotación laboral, discursos populistas, centros de internamiento,
dificultades en el empadronamiento, etc.

El acto finalizaba con una degustación gastronómica ofrecida por Andoni Aduriz y su equipo y la entrega a quienes asistieron al acto de un diploma personalizado
y firmado por Markel Olano, Odón Elorza, Rafaela Romero y Miguel González agradeciendo su aportación al desarrollo de la sociedad guipuzcoana.

El acto organizado en el Kursaal no perseguía grandes formulaciones respecto a las políticas de reconocimiento, tan solo se trataba de reflejar en positivo la presencia
inmigrante en Gipuzkoa. Estas personas son nuestras vecinas, trabajan con nosotros, en definitiva, están aquí y en su gran mayoría albergan un proyecto migratorio de
asentamiento. Al igual que durante los años cincuenta y sesenta miles de personas vinieron de fuera a contribuir con su esfuerzo al progreso de la sociedad guipuzcoana,
ahora les toca a ellas y ellos. A la salida, una persona se nos acercaba y nos daba su opinión; de manera sencilla resumía lo acontecido con una frase que sirve para titular
esta crónica: es bonito que se acuerden de una.

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65