Chequeo al racismo

Nada es estable, por definición. Las percepciones, valores y actitudes de la población hacia la inmigración extranjera, tampoco. En el estado español partíamos, durante años, de los índices más satisfactorios de la UE en las encuestas que periodicamente se realizaban al respecto. Cierto que los índices de población inmigrante eran también los más bajos de la UE.

Bien, todo esto está cambiando. Y no precisamente a mejor. Uno de los factores que ha influido ha sido, sin duda, la creciente presencia de personas inmigrantes en nuestra sociedad, lo que ha puesto a prueba las ideas y convicciones que decíamos tener. Este porcentaje creciente es ya una constante estructural: el estado español va a ser, cada día más, una sociedad multicultural.

El otro factor que ha influido, decisivamente, ha sido las políticas de extranjería impulsadas por los sucesivos gobiernos españoles y también desde la UE. Y aquí nos encontramos con una de las principales fuentes de creación de ideas y prácticas xenófobas. Si damos por válido que en nuestra sociedad pueda haber personas a las que, residiendo y trabajando entre nosotros, se les niegue toda una serie de derechos (la residencia legal a las gentes sin papeles, o los derechos políticos a quienes residen legalmente) estaremos poniendo las bases para que en la opinión pública se asienten ideas y prácticas xenófobas acordes con esa desigualdad legal. Y es que los derechos humanos o son para todos o no son derechos.

Es aquí donde el PSOE y los diversos gobiernos autonómicos tienen que emplearse a fondo para ser consecuentes con los discursos antirracistas y antidiscriminatorios que mantienen en sus declaraciones de principios. Y no podemos decir que seamos optimistas. El gobierno del PSOE, con la reciente regularización, ha hecho un esfuerzo para reducir el número de personas que están en situación irregular, pero más allá de posturas un tanto miserables a la hora de forzar requisitos imposibles de cumplir por muchas personas, se sigue moviendo en la misma lógica de siempre que ha quedado sobradamente demostrada que ha fracasado rotundamente. Y es éste el caldo de cultivo del racismo y la xenofobia.

El Informe Anual que SOS Racismo viene elaborando desde hace diez años, da cuenta de que el racismo se ha ido consolidando en sus múltiples manifestaciones, y la capacidad de reacción de la opinión pública ha ido disminuyendo. De ahí que nos sumemos a su llamamiento a la sensibilidad y a la reacción, tanto individual como colectiva.

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65