Tiempos de acción, tiempos de reflexión

Hoy en día, lo políticamente correcto es manifestarse como antirracista. No faltan leyes que sancionen las actitudes abiertamente racistas, ni instituciones estatales o comunitarias encargadas de preocuparse por la cuestión. Tenemos todos los años un día mundial contra el racismo y estamos en el año dedicado al mismo. Sin embargo, parece evidente que los problemas relacionados con el racismo y la xenofobia, lejos de desaparecer, no han hecho sino agudizarse.

Hay tres cuestiones en las que queremos incidir en estas líneas dado que son las que motivan la actividad del Centro de Estudios y Documentación sobre el Racismo y la Xenofobia y la publicación de Mugak: la de la reflexión, la de reforzar la actividad del campo de la solidaridad no institucional, y la dimensión comunitaria.

Es necesaria una reflexión sobre los objetivos de la acción antirracista. No pocos de los protagonistas de esa actividad, bien sea intelectual o militante, vienen cuestionando desde hace tiempo los presupuestos sobre los que opera el movimiento antirracista y, de forma más determinante, el cuestionamiento viene de la propia realidad. En las páginas de Mugak pretendemos dedicar un espacio a estos planteamientos fomentando el tan necesario y siempre escaso debate sobre los mismos.

Reforzar la actividad del campo de la solidaridad no institucional. Es en este campo donde reside la clave del éxito o fracaso. Lo es porque uno de los destinatarios principales de la acción antirracista son precisamente las instituciones, responsables de las políticas que se impulsan en este terreno. Siendo esto así, un requisito imprescindible es la independencia de criterio y de acción frente a las mismas. Mugak, situada en este campo, trata de contribuir a dotar de las herramientas necesarias a estasorganizaciones absorbidas a me-nudo por las urgencias de la actividad cotidiana. Para ello una parte de nuestro trabajo lo ocupará el tratamiento y publicación de documentación útil para esa tarea, aunque somos conscientes de que esto puede ir en detrimento de la agilidad y facilidad de manejo de la revista. Finalmente, este campo del asociacionismo no institucional resulta clave dado que será en definitiva la transformación de actitudes, hábitos y opiniones en la personas lo que permitirá avanzar o retroceder, de ahí que la acción de las múltiples iniciativas ciudadanas en las que participe directamente la propia gente sea el mejor campo para conseguirlo.

La dimensión comunitaria viene dada a partir de nuestra pertenencia a la Unión Europea, institución directamente protagonista de las políticas de limitación a la inmigración que están en el origen de no pocas de las manifestaciones de racismo y de xenofobia. Hasta hace bien poco tiempo Schengen era algo conocido tan sólo por los iniciados. Hoy es evidente la necesidad de ampliar y difundir ese conocimiento para favorecer el necesario posicionamiento ante sus orientaciones políticas cosa que también iremos abordando en Mugak.

Finalmente la elaboración de Mugak sólo será posible a lo largo del tiempo si conecta con el interés de las gentes a las que va dirigida. Una de las formas de medir ese interés será el número de personas y entidades que encontremos dispuestas a suscribirse a la revista. El trabajo de todas las personas que hacen posible el funcionamiento del Centro de Estudios y Documentación, así como la revista Mugak, es absolutamente voluntario y sin ninguna remuneración, pero los gastos materiales de la revista sólo pueden venir de
suscripciones. Esperemos que las expectativas puestas en ella tengan correspondencia.

Cartelpequeño

BIZILAGUNAK 2019

Portada

Valla

Fotografía Amnistía Internacional

Banner Docu Sos Cast

Colabora

Colabora económicamente con SOS Racismo de la forma que tú prefieras:

Socios Es
Comunicación

Revista Mugak

Mugak64 65 Portada

nº64 Y 65